suh nota

Dos casos de SUH demandaron la alta complejidad del Hospital Samic

 

     uti equipo  El Síndrome Urémico Hemolítico  es una enfermedad endémica en nuestro país y la primera causa de insuficiencia renal aguda en edad pediátrica. También puede provocar insuficiencia renal crónica y además, es responsable del 20% de los trasplantes renales en niños y adolescentes.

Desde esta estadística, el SUH parece una realidad lejana. Sin embargo, dos casos de extrema gravedad en pacientes pediátricos cursaron su tratamiento en la UTI Infantil del Hospital SAMIC demandando cuidados alta complejidad.

      El Dr. Pedro Sabando, pediatra especialista en Terapia Intensiva comentó que “se trató de un niño de El Calafate de tres años de edad y un bebé procedente de Caleta Olivia de diecinueve meses de edad”

     Según especificó el jefe de UTI, “el paciente de Caleta Olivia llegó en grave estado general, con riesgo de vida. Desde su lugar de origen se solicitó la derivación a un centro de mayor complejidad y considerando que el Hospital SAMIC cuenta con los requisitos profesionales y el equipamiento necesario para realizar el tratamiento, se decide aceptar al paciente para realizar el tratamiento adecuado para tratar dicha patología”.

       La internación del paciente transcurrió durante veinte días en la UTI Pediátrica; tiempo en el que “recibió diálisis peritoneal de acuerdo a normativas internacionales y una vez finalizado el tratamiento de urgencia, fue derivado en avión sanitario al Hospital Militar para continuar el seguimiento con Nefrología Pediátrica”, detalló Sabando.

          De igual manera, el paciente oriundo de El Calafate, mantuvo una internación de aproximadamente veinte días y recibió un tratamiento similar con asistencia de Nefrología y UTI, hasta la finalización de su tratamiento. Luego permaneció en sala común y continúa con los controles de rigor aplicables a estos casos.

       Los pacientes atravesaron el desafío de superar el síndrome urémico hemolítico y la complejidad que implica, gracias a la esmerada atención de los Servicios de UTI Pediátrica, Epidemiología, Enfermería Pediátrica, Infectología, Nefrología y la Dirección del Hospital que aceptó tratar ambos casos en la localidad.

Conociendo al SUH

       Este síndrome es endémico en el país con la presentación de 400 a 500 casos nuevos cada año y con mayor presencia en los meses cálidos.

       Afecta principalmente a niños menores de 5 años y presenta manifestaciones clínicas después de 3 o 4 días de ingresa la toxina Shiga (STEC)

      Los síntomas comienzan con dolores abdominales y diarrea acuosa que puede derivar en sanguinolenta. El 90 % de los casos se resuelve en esta instancia pero el otro 10% evoluciona en SUH.

Para evitar la enfermedad es importante mantener algunas medidas como:

  • Lavarse bien las manos con agua potable y jabón, después de ir al baño o cambiar pañales y antes de preparar o comer alimentos

También después de tener contacto con animales o su entorno.

  • Evitar el contacto con leche cruda, productos lácteos y jugos sin pasteurizar

  • Cocinar muy bien las carnes y derivados: cocinar hasta que no se observen jugos rosados

  • Prevenir la contaminación cruzada en las áreas de preparación de alimentos lavando bien las manos y desinfectando el área de preparación.

  • Mantener alimentos crudos separados de los cocidos

  • Lavar cuidadosamente frutas y verduras crudas con agua potable o con 2 gotas de lavandina por litro de agua

  • En lugares públicos, evitar el consumo de alimentos no conservados o de dudosa conservación; por ejemplo, en la cadena de frío o la exposición a altas temperaturas.

  • Evitar el contacto de niños con diarrea con niños sanos

  • Cuidar la potabilidad del agua. Si hay dudas, se debe hervir por 5 minutos. En caso que no puedan hacerlo, agregarle dos gotas de lavandina por litro.

  • Al ordenar los alimentos frescos en la heladera, contemplar que las carnes se encuentren refrigeradas en recipientes que no permitan que se produzcan salpicaduras de sus jugos (sangre) sobre otros alimentos frescos ( frutas, verduras, quesos, o cualquiera que se ingiera sin mediar cocción). En este sentido, es recomendable que las carnes no estén ubicadas en el estante de arriba de ellos si no se puede asegurar su hermeticidad

START TYPING AND PRESS ENTER TO SEARCH