sim-p

La acción después del simulacro

Luego del simulacro de emergencias realizado en el aeropuerto de El Calafate el pasado fin de semana, el jefe del Departamento de Emergencias del Hospital SAMIC El Calafate consideró que “estas instancias siempre resultan positivas porque nos permiten hacernos una crítica o una evaluación sobre las condiciones en las que nos encontramos para hacer frente a una situación inesperadas”.

El Dr. Juan José Varela explicó que “en nuestro caso, como hospital, actuamos como si esta situación hubiera ocurrido en un escenario real. Es decir, iniciamos con los equipos de trabajo que teníamos activos en ese momento y luego se sumaron las personas que estaban de guardias pasivas, como está previsto en nuestro protocolo”.

Varela destacó, además que “a este escenario se sumó una situación inesperada como fue un accidente real que se produjo en la vía pública en el mismo momento. Tuvimos que dar respuestas a ambas situaciones y pudimos hacerlo”.

En el aeropuerto trabajaron veinticinco personas del hospital incluyendo médicos, enfermeros y choferes en tanto otros equipos se mantuvieron prestando la atención que requiere el servicio de Guardia en un día sábado.

Momento de evaluación

En cuanto a la lógica global del simulacro que incluyó otras instituciones como Seguridad Aeroportuaria y Bomberos, Varela aclaró que “lo primero que tuvimos que hacer fue diseñar un plan ideal de respuesta ante la posibilidad de un evento. Cada una de las instituciones se entrenó en una respuesta individual y el simulacro se realizó para evaluar la coordinación de cada uno de los actores y el plan global ante una situación similar”.

En este sentido, el jefe de Emergencias especificó que “ahora, lo que debemos hacer es una evaluación interna en cada una de las instituciones. Nosotros, como hospital, vamos a analizar la manera en la que se actuó y la distancia o diferencias que tenemos entre lo que se había programado y lo que finalmente ocurrió; esto implica también que lo que se actuó haya resultado superior al diseño ideal”

Varela explicó la lógica de un simulacro como un proceso de evaluación en la práctica que implica una primera instancia en la que “están involucrados los responsables del diseño del simulacro con una clara definición de roles y acciones. Luego eso se debe transferir a los equipos de cada institución y posteriormente ser puestos en práctica para evaluar resultados”

Finalmente, Varela aseguró que “lo que se debe hacer ahora es trabajar para acercarnos a lo ideal corrigiendo lo que sea necesario con el objetivo de lograr un plan global de emergencias que nos brinde seguridad en los procesos y rápida atención a la comunidad en casos que, potencialmente podrían ocurrir”

START TYPING AND PRESS ENTER TO SEARCH